martes, 15 de diciembre de 2015

MANOLO GONZALEZ - GONZÁLEZ SÁNCHEZ - DALP



Pocas zonas en el mundo poseen vestigios taurinos tan antiguos como la sierra de Aracena.
Rodeando a Aracena por el sur, el Monte San Miguel es una joya que los Sánchez Dalp adquirieron a comienzos del siglo XX. Los Sánchez Dalp eran de Sevilla.
En Aracena, durante el primer tercio del siglo XX, los hermanos Miguel y Javier Sánchez Dalp erigieron los edificios más emblemáticos de la ciudad, con el toque magistral, en la mayoría de ellos, del arquitecto sevillano Aníbal González. Tanto actividad le valió a esta familia varios títulos de nobleza. El primero de los que cayeron - mediante una boda - fue la Baronía de la Vega de Hoz, después el marquesado de Casa Dalp.
Aquel año, 1908, se comenzó en Sevilla la construcción, por parte del arquitecto argentino, Simón Barrio y Bes, de lo que sería la casa palacio del Conde de las Torres de Sánchez-Dalp.
En Sevilla, Aníbal González construyó, entre 1915 y 1917, la casa Sánchez-Dalp. Antes los hermanos habían comprado en Aracena la finca que rebautizaron como Monte San Miguel.
En 1911, Juan del Cid López Boza Valladares, alcalde de Aracena y Francisco Javier Sánchez Dalp sufragaron las obras de la Gruta de las Maravillas descubierta en 1886. A partir de 1914, fue la primera cavidad con fines de explotación turistica en España.
En 1915, la Gruta recibió la visita de Alfonso XIII, que merendó en el Monte de San Miguel el 14 de marzo y creó el marquesado de Aracena quizás para agradecer el esfuerzo realizado por Francisco Javier Sánchez Dalp con el fín de ofrecer a Aracena una riqueza de la que disfruta tadavía hoy, con más de 140.000 visitantes anuales. Pasado el tiempo, después de casarse con una de las hijas del Nuevo Marqués - Socorro Sánchez-Dalp - Manolo González, compró dos partes del Monte de San Miguel ; la de su suegro y la de Javier, quedándose en indiviso con Miguel el tercer hermano.
De Miguel heredó Javier, el hermano de Socorro, que vendió su parte a sus sobrinos los hijos de Manolo González y Socorro Sánchez-Dalp, uniéndose así la totalidad de la finca Monte de San Miguel.
Un busto de barro rojizo de Manolo González preside el salón principal del palacio, velado por "Capuchino ", el famoso toro de Graciliano Pérez Tabernero. El busto lo hizo Miguel García, autor de la estatua ecuestre de doña Mercedes de Borbón que preside La Maestranza.
Manolo González nació en Sevilla, en la calle Sol, el 7 de diciembre de 1929, en el seno de una familia humilde. Su padre albañil, murió cuando éste tenía siete años. Su madre lo mandó a estudiar con los Maristas, pero en la misma calle Sol vivía el Moreno de Algeciras, torero valiente que tenía a toda la chiquillería del barrio presa de sus historias de gloria taurina.
Y así, el crío espabiló ; su maestro don Felipe de los Maristas era un sabio pero estaba canino, mientras que el viejo torero iletrado le parecía más desahogado económicamente. Eran los años de la pobreza aderezados con sueños de grandeza. Manolo, que tenía siete años estudia un día para complacer a su sacrificada madre, pero aprende a torear al atardecer. Un día anuncia su decisión de ser torero y su madre pide ayuda a su tío Juan " Cabrerito ", que había sido banderillero con " El Gallo ".
- " Yo no puedo con er, Juan. El Moreno le tiene sorbió el seso al chiquillo con las cosas que le cuenta.
Manolo no vive pa na ; sólo piensa en ser torero, y yo, la verdá, si tu no te hases cargo, me temo que el día menos pensao se escape de casa pa irse a los tentaderos y sabe Dio "..... Y el tío Juan busca para su sobrino, que ya tiene once años. Emilio Fernández, dueño de un taller, primero le da trabajo, y después, al verlo con su primera vaca, sentencia : Éste será el Chicuelo der porvenir. Tres fiestas en Dos Hermanas tejen cierto ambiente entorno al chaval.
Los meses pasan y, cuando cumple 16, su padrino le avisa de que va a debutar con caballos en La Maestranza, en una de ocho novillos para ocho novilleros. Gusta lo repitan y recibe una cornada.
En realidad Manolo González no fue conocido hasta que se presentó en Madrid, el 4 de agosto de 1946.
Toreó en 1947 con frecuentres triunfos en 42 novilladas que le hicieron tomar la alternativa en La Maestranza el 27 de mayo de 1948, padrino Pepe Luis Vázquez, toro Bailarín de don Clemente Tassara, testigo el albaceteño Manolo Navarro.
Brillante éxito obtuvo en Sevilla, pero aún mayor el alcanzado en Madrid el 3 de junio de 1948 al confirmar alternativa de manos de Antonio Bienvenida y testigo Pepín Martín Vázquez, dió la vuelta al ruedo en el primero Manolo González y cortó las dos orejas en el sexto ; al toro " Capuchino ",de Graciliano, que desde entonces vela sobre los salones del Monte San Miguel.
El triunfo con " Capuchino " fue brutal. Colosal. Multitudinario. Era un toro muy ibarreño y un torero muy sevillano. En una tarde, Manolo González se encumbra. Esa temporada del 48 es toda suya, y la concluye cortando un rabo en la Maestranza al lado de Luis Miguel y Pepe Luis Vázquez.
En el 49, conforma las base de la feria de Sevilla, donde su toreo alegre confirma su hondo calado.
Aquellos triunfos en ruedos de tanta importancia y en circunstancias tan trascendentales para él, le abrieron inmediatamente las puertas de la primera fila. Su garboso estilo sevillano, su gracia personalísima y su valentía ( puesta todas las tardes de manifiesto ) rendían a las multitudes y ganaban el fervor de los aficionados, y en 1949 torea 78 corridas, 72 en 1950, 75 en 1951 ( que pudieron ser más sin una grave cogida que sufrió en Vitoria el 5 de agosto de 1951) y 64 en 1952.
Se retiró en 1953 y reapareció en 1960 y el 23 de julio de 1961 toreó su última corrida, que se celebró en la plaza de toros de las Arenas de Barcelona, en cuya ocasión dió la alternativa a Manuel Blánquez, figurando El Viti como segundo espada y se corrieron toros de don Baltasar Ibán.
Faenas de otros tiempos, de poderío e improvisación, de corta duración pero de calado eterno. Encabeza el escalafón, y de pronto, en el cenit de su gloria, en el San Miguel del 52, anuncia que lo deja. Al maestro de la calle Sol nunca le gustó perder el tiempo, y su carrera en los ruedos se caracterizó tanto por su brevedad como por su gracia y valor ; cinco años, del 48 al 52, en figura grande después de consagrarse en Madrid frente a " Capuchino ".
Tras una retirada siete años, regresa otra temporada y media, del 60 al 61, apoderado por Camará. También se ha casado con una hija del Marqués de Aracena : Dolores Sánchez-Dalp. Manolo es ya una figura consagrada, con un toreo más hondo y más reposado, pero sin perder un ápice de su sevillanísima gracia. Y a los treinta años, la retirada es definitiva.
Cuando le preguntan entonces cuál fue su mejor faena, contesta sin dudarlo : " Quitar a mi madre del trabajo "
Le espera otra vida : viaja a la Costa del Sol, donde por quellos años, acogen con los brazos abiertos a todos los emprendedores capaces de contribuir al milagro inmobiliario que convierte el desierto en playa turistica. Y Manolo González, recordando, quizás, el oficio de su padre albañil, y espoleado por el éxito de su familia política en la construcción, aumenta con creces la fortuna ganada en los ruedos. Triunfador en la plaza ; lo es también fuera de ella, algo poco frecuente.
A pesar de que ya no torea, Manolo González tampoco ha perdido la afición. Forma una primera ganadería en 1961 y la pone a nombre de su esposa, Socorro Sánchez-Dalp. Procede de la de Juan Belmonte. Pero, en 1974, cuando ya le ha cogido el pulso al oficio, compra a Carlos Núñez la mitad de su ganadería y el hierro de hermanos Núñez : 1.000 cabezas, 400 vacas madres y 24 sementales.
( Continuará )





2 comentarios:

  1. Bello relato y sin duda fue un magnifico TORERO!!! Un saludo D. Mariano

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias amigo Juan Hidalgo por tu cordial comentario. Aprovecho para desearte lo mejor para 2016. Un abrazo.

    ResponderEliminar