sábado, 30 de julio de 2016

FRANCISCO VEGA DE LOS REYES " Gitanillo de Triana " ( Capítulo V )



En la lidia ordinaria se corrieron seis de la ganadería de don Julián Fernández ( antes de don Vicente Martínez ). No estuvo mal en su primero aunque no tuvo suerte en el descabello.
Sosote el toro, pero valiente y decidido el matador. Al final, el público le aplaudió con cariño. Luego, en el transcurso de la corrida, estuvo admirable con el capote, hizo quites maravillosos, dió lances modelo de arte y de temple que fueron ruidosamente ovacionados, y luego, al final, en el último toro, realizó una de las mejores faenas de muleta que se han ejecutado este año en la Plaza de Madrid. Valiente, cerca y, sobre todo artístico, elegante, suave con un gran estilo personal. El público lo aclamó con verdadero entusiasmo.
De no haber actuado Juan Belmonte, o, mejor dicho, de haber actuado con otros toreros que dicen que fueron y que aun siguen diciendo que lo son, ésta hubiera sido la gran tarde de " Gitanillo de Triana ". Se cumplió la profecía de Belmonte. En " Gitanillo " hay un torero. Y un torero caro. De toda su promoción, éste es sin disputa, el más enterado, el de mejor estilo, el de más gracia torera. Aquí están los comprobantes con el sexto toro : decía A.B.C. " Gitanillo " es tan excelente torero y tiene un estilo tan personal, tan suyo, que no obstante alternar en esta corrida con Belmonte, y en esta tarde para éste espléndidamente triunfal, destacó su personalidad en todo momento, no sólo lanceando con el capote de modo admirable, sino realizando dos faenas de muleta, especialmente la última, de verdadero artista.
En 1927, treinta y dos novilladas y dieciocho corridas de toros. " Don Ventura " juzgó así la actuación del gitano en este año : " Después de una lucida campaña como novillero, de matador los aficionados ven en " Curro Puya" como le llaman en Sevilla, un torero de relevantes cualidades y un excelente estoqueador. Es decir, que " Gitanillo de Triana " torea y mata ; es valiente y es artísta, pues singularmente con el capote hay pocos que le igualen.
Al preguntarle a su representante en Madrid Sr. Fernández Arranz :
- ¿ Cómo era " Gitanillo " en su aspecto humano ?
- Si como torero su arte alcanzó cimas difíciles de lograr, como hombre no se quedó atrás. Era inteligente y era bueno. Apenás triunfo en la vida, se preocupó de sí mismo y cultivó su espíritu buscando en los libros la cultura necesaria para andar por el mundo. Yo recuerdo que en cierta ocasión en que pretendieron molestarle en una reunión de amigos, dió una contestación tan oportuna que desde entonces Taviel de Andrade - uno de sus más fervorosos admiradores - siempre decía cuando hablaba de él : " Ese no tiene de gitano más que el color ".
- ¿ Era hombre caricativo ?
- Si. Para los suyos era...... rumboso. En realidad, para él el dinero tenía poco valor. No era interesado. Quería mucho a sus hermanos, sobre todo a Rafael.
" Ese.... decía el pobre Curro..... conseguirá lo que quiera en el mundo. Vencerá, cualquiera que sea el camino que elija.
- Y.... ¿ para los demás ?
- Era un hombre fundamentalmente bueno. Cuando conocía una necesidad la remediaba, calladamente, sin ostentaciones.... Recuerdo que una vez fue a visitar a un banderillero humilde que se hallaba en cama, y sin que nadie se diera cuenta dejo bajo la almohada un billete de quinientas pesetas.
A su peón Moyano, le siguió pagando cuando cayó enfermo de gravedad, y hasta que el pobre murió no le faltó su asistencia. A otro banderillero que hubo de ingresar en otra cuadrilla porque " Gitanillo ". a consecuencia de una cogida, no toreaba, y que sufrió un serio precance en Valencia, le pagó como si hubiera estado toreando con él.... ¡ Era muy bueno Curro  !
Mire usted - continuaba - Fernández Arranz - lo que hizo con un muchacho malagueño que andaba mal de cuartos y llegaba a la alternativa sin dinero para adquirir un buen traje de luces : se lo llevó a su casa, abrió el ropero donde guardaba los suyos y ,encarándose con él, le dijo : " Escoge el que más te guste ". El aspirante a matador de toros se fue al más deslucido. Pero Curro sin darle tiempo a pensarlo, le ofreció el mejor terno que tenía, a la vez que le reprendía su cortedad : " Pero....
¡ hombre ! para un día así hay que ponerse lo mejor. Y le obligó a llevarse un traje que él no se había puesto más que una sola vez.
- ¿ Frecuentaba tertulias taurinas cuando venía a Madrid ?
- Aquí tenía muy buenos amigos. Lo mismo que en Sevilla y en Málaga, donde tenía casa para pasar temporadas.
En Madrid iba mucho con Antonio Márquez, don Antonio Pérez Tabernero. En Sevilla frecuentaba el trato con Juan Belmonte al que tenía como su mejor maestro, así como con Chicuelo y " Cagancho ", que a pesar de las rivalidades que entre ambos hubo, sentía un sincero y fraternal afecto.
- ¿Alcanzó a  ganar mucho dinero ?
- Si. Pero gastó mucho también.
- ¿ Cuanto cobró en la corrida que más le pagaron ?
- Dieciocho mil pesetas. Eso entonces era una cantidad muy respetable.
- Dejó mucho al morir ?
- Creo recordar que tenía algunos bienes en Sevilla : una casa en la plaza de la Mata, otra en la de Santas Patronas, otra en la de San Jacinto ( que compró siendo aún novillero ), y otra más no recuerdo en que calle. Tenía tambiém alhajas, aunque él era sobrio en el vestir y no le gustaba presumir de hombre adinerado.
- Le ¿ gustaba el cante y el baile ?
- Le gustaba oir el buen cante y ver bailar " lo suyo ", lo gitano. Pero él ni cantaba ni bailaba.
- Bien..... ¿ Quiere usted decirme algo sobre la vida amorosa de " Gitanillo "?
Comprenderá que .... en " eso " sea un poco discreto. Dire tan sólo que Curro tenía gran éxito entre las damas. Su natural simpatía, su popularidad, su logrado triunfo en el arriesgado juego de los toros.... eran suficientes motivos para que las mujeres se sintieran atraídas hacia él. Muchas, sin graves preocupaciones, le asediaban.... a todas horas. El no tomaba nunca en serio estas manifestaciones de admiración. Creo que en una sola ocasión se enamoró de verdad. Ella era una gran artista famosa que triunfó incluso fuera de España. Pero.... respetamos su nombre, porque ella murió también.
- Pero....
le contaré una anécdota graciosa que le ocurrió en Málaga.
La gracia no está en el coloquio amoroso, sino en..... las consecuencias que pudo tener. Vera uste. Un día recibió una notita de una señorita que le citaba para charlar con él. Curro, sospechando que se trataba de una pesada broma de sus amigos malagueños, no quiso acudir a la cita.
Pero la dama insistió y " Gitanillo ", al fín, acudió a la misteriosa entrevista. El lugar escogido para el encuentro era la playa. La hora, las nueve de la noche.
Total, que.... cuando Curro paseaba con la incógnita amiga por la orilla del mar, un carabinero se presentó, e, invocando la prohibición de pasear a tales horas, intentó llevarse a la Comandancia al torero y a su acompañante. Menos mal que en una ráfaga luminosa de un faro próximo, el agente de la autoridad reconoció a Curro y, ante la sospresa de la pareja amorosa, resolvió el caso con estas palabras : " ¡ Ah !.... ¿ pero era usted ? Haberlo dicho, hombre. Yo soy un admirador suyo....
¡ Menudo torero ! Y dió media vuelta y dejó a " Gitanillo " y a la dama..... " Nunca - decía después Curro - me alegré tanto de haber triunfado en la Fiesta de los toros ".
( Continuará )





martes, 28 de junio de 2016

FRANCISCO VEGA DE LOS REYES " GITANILLO DE TRIANA " ( Capítulo IV )




Bueno....... Antes, un poco como herencia paterna, fuí fuentista.
Sentí por Antonio Fuentes gran admiración. Después.... y dejando a un lado a " Gitanillo ", al que, sobre estimar como un torero excepcional, quise entrañablemente, mis preferencias han ido hacia Antonio Márquez, al que he representado hasta su despedida.
-¿ Cuando conoció a Gitanillo "
- Llevaba ya algunos meses representándole cuando pasó por Madrid camino de Barcelona, entonces le conocí. Pero aun pasaría algún tiempo antes de verle torear.
- ¿ Le sosprendió su arte ?
- Por las referencias que yo tenía y las fotografías que habia visto no podía sosprenderme, que en las primeras corridas tuvo mucha suerte. Es más : recuerdo que por entonces marchaba al rojo vivo su revalidad con " Cagancho " amigo, por otra parte del padre de " Cagancho ", yo me permití el hacer en su presencia un elogio, a " Cagancho " y me lo tuvo recordándomelo mucho tiempo.
- ¿ Cómo se planteó esa competencia ?
- Fue algo natural.
Los dos eran jovenes y con muchos deseos de triunfar, tomaron muy a pecho la cuestión de la rivalidad noble que terminó en una gran amistad.
-¿ Recuerda alguna anécdota sobre la competencia ?
Si. En un momento que " Gitanillo " había sacado cierta ventaja en algunas corridas a " Cagancho ", y como tenía grandes deseos de sacarse la espina.... Sobre todo, no renunciaba a que yo reconociera mi equivocación.
" Usted cree que Joaquín - me dijo una vez- " Gitanillo " torea mejor que yo con el capote. Pues..... ya se convencerá usted de lo contrario. Usted y su amigo de usted.
- Y ¿ Se convenció ?
- Claro. Una tarde - el 2 de mayo de 1927 -, después de una triunfal actuación en Madrid, fuí a verle.
Yo no había querido ir a la Plaza. Cuando calculé que la corrida había terminado, salí y me dirigí al hotel Asturias, donde se hospedaba " Curro ".
Por las tertulias de los cafés de la calle Sevilla se comentaba ya el éxito de " Gitanillo ". Pero yo, sin hacer mucho caso, quise escuchar de sus labios la versión de lo ocurrido. En la habitación sólo estaba su mozo de estoques, Antonio.
Curro estaba sobre la cama descansando. Lo primero que me dijo fue esto . ¿ Qué ? ¿ Sabe usted ya cómo ha " quedao " esta tarde su amigo de usted ? "
- Qué otras competencias  mantuvo " Gitanillo "
- Además de " Cagancho ", actuó mucho con Antonio Márquez, con Chicuelo, con Marcial,
Bienvenida y con Cayetano Ordóñez " Niño de la Palma ", con casí todos ellos quiso la afición enfrentarle. En su etapa triunfal de novillero, mantuvo fuerte rivalidad también con Félix Rodríguez. Ambos terminaron terminaron la temporada de 1926 a la cabeza del escalafón. Félix Rodríguez había toreado cuarenta y cinco novilladas ; " Gitanillo " cuarenta y seis.
- ¿ Qué cuadrilla llevaba " Curro Puya " en aquellos primeros tiempos ?
" El Sangento " y Moyano como banderilleros. De mozo de estoques tuvo primero a Antonio Marroco, el más competente en estos menesteres ; después a Antonio Conde.
El viernes 30 de julio de 1926 se presentó " Gitanillo " en el ruedo madrileño. Su excelente campaña en provincias interesó a la afición, que acudió a la Plaza con lógica esperanza, " Curro Puya " alternó aquel día con " Lagartito " y el caraqueño Julio Mendoza. Se lidiaron novillos de Paco Coquilla y del duque de Tovar. En la reseña de A.B.C. del 31 de julio decían :
Es realmente el gitano un torero que, singularmente, con el capote tiene dominio y facilidad ; pero no parecía ayer la gran figura que en infinidad de Plazas aseguran que es. En otras palabras " Gitanillo " apuntó tan sólo su calidad, bien demostrada después. Y eso que, según puede apreciarse, agrado al público, en su primero hizo un quite precioso.
El público aplaudió mucho al de Triana, y vería con agrado verlo de nuevo en la plaza madrileña.
Tras su presentación en Madrid, el cartel del gitano creció considerablemente. Aquella temporada toreó mucho, aunque se prodigó más en las Plazas andaluzas. En Sevilla toreó el 5 de septiembre, alternando con Mariano Rodríguez ( favorito del público sevillano ) con novillos de Antonio Flores, procedentes del duque de Braganza. Estuvo bien y hubo de pasar a la enfermería.
Al analizar la temporada de 1926, " Don Ventura " escribía así : " Gitanillo " nos ha producido la mejor impresión cuantas veces le hemos visto torear, pues si con el capote lo maneja con arte exquisito, con la muleta ha realizado faenas muy notables y entra a matar con la preocupación de llegar con la mano al morrillo.
En la temporada de 1927, que había de conocer la alternativa del toreo gitano, realizó éste una hazaña singular : despachar tres novilladas en un día. " Curro Puya " no parecía capaz de vencer tan agotadora prueba.Y sin embargo, " Gitanillo " salió triunfante.
Por la mañana toreó en San Fernando ( Cádiz ).Por la tarde en la Maestranza sevillana. Por la noche en Córdoba, empezó a las doce y media de la noche y terminó a las dos y media de la madrugada.
El 8 de Agosto de 1927 tomó la alternativa " Gitanillo ". El acontecimiento se celebró en el Puerto de Santa María y llevó a los aficionados de toda la Baja Andalucía. De Sevilla, Huelva,Jerez, Cádiz.... llegaron, en caravanas, miles de espectadores. El cartel era muy atractivo. Rafael " El Gallo ", Juan Belmonte y el gitano " Curro Puya ".
Se lidiaron reses de Concha y Sierra, que salieron bravos.
El toro de la alternativa de " Gitanillo " " Vigilante " de nombre, lo saludó con cuatro verónicas esplendidas y majestuosas, que pusieron al público en pie. Tras la ceremonia de rigor, en la que " El Gallo " le dió un discurso, el toricantano " calé " se fue al toro y, con los pies juntos comenzó la faena de muleta, naturales, pases de pecho, molinetes..... ; fue toda una lección de buen toreo que terminó con media estocada " en tó lo alto " que le valió al gitano la oreja y una vuelta al ruedo.
En el sexto toro - que apenas asomó por los toriles, sembró el pánico en el redondel - " Curro " cumplió como los buenos, mereciendo, asimismo, la ovación del " respetable ".
El seis de octubre de preparó la confirmación de la alternativa en Madrid. El cartel fue una repetición de la corrida del Puerto.
( Continuará )






C

sábado, 18 de junio de 2016

VICENTE PASTOR ( Capítulo II )



En enero de 1959, en una entrevista en el diario Pueblo, a Vicente Pastor, que lleva una vida de torero retirado, le preguntaban : ¿ como no se ha casado ? - empezó a encontrar que su libertad le venía demasiado ancha y buscó un techo bajo el cual pudiese frotarse las manos a su gusto, fumar un pitillo de tabaco picado y de cuando en cuando jugar una partida de tresillo. Se hizo socio del Círculo de Bellas Artes.
- ¿ Quién le puso a usted el nombre de el Chico de la Blusa ?.
- Eso fue el público. Y la cosa empezó porque, al ver aquello de los toros embolados, me dió la calentura de probar. Entonces me tiré al ruedo como estaba, con la blusa que gastaba para ir al taller y con la tela vieja que llevaba como capote. La gente dijo después que yo toreaba con la blusa, y eso no es cierto. Yo torée con la tela. Me hice popular entre el público, y como nadie sabía quién era yo ni donde venía, empezaron a llamarme el Chico de la Blusa. Mi debut como novillero en la plaza vieja de Madrid lo hice alternando con Félix Velasco y Antonio Olmedo ( Valentín ), en la lidia de novillos de Bertólez.
- Oiga usted Vicente, ¿ que toreros de renombre toreaban entonces ?
- ¡ Hombre muchos.....! Mazzantini, Fuentes, Algabeño, Reverte, Bombita. Éstos estaban en candelero.
- ¿ En su casa no se opusieron a que fuese usted torero ?
- Si, tuve muchas contrariedades con mi padre, Y algún pescozón. Pero cuando le aconsejaron que no me pegara y me dejara torear, lo hizo pensando que ya me desengañarían los toros.
Tomé la alternativa el 21 de septiembre de 1902, me la dió Mazzantini con toros de Veragua.
La tarde de la alternativa fue una buena tarde, y le anunciaron para el domingo siguiente con Mazzantini. Don Modesto, revistero taurino de El Liberal, escribió aquella crónica titulada : Embajadores, siete, hay ascensor. Vicente vivía en la calle Embajadores,7 y tenía ascensor.
Cuando no quedaba bien, al día siguiente salía Don Modesto diciendo en el Liberal " Ayer el ascensor no funcionó bien........"
- Fue a la escuela Vicente.
- Si, fui a la escuela, a las Escuelas Pías de la calle de Tribulete, hasta que al cumplir los once años me pusieron a trabajar de carpintero y zapatero. Estos oficios tuve que dejarlos en seguida, por no tener edad ni juicio para ellos. Entonces me llevaron otro año a un colegio de los Padres jesuitas en el barrio de Peñuelas. Este colegio se convertía los domingos en Patronato para los que lo abandonábamos cuando nos poníamos a trabajar en algún oficio.
- Cuantas cornadas recibió.
- La primera, en Santander, el año 1911, el 30 de julio, con toros de Miura, se arrancó, ya casí muerto, y me dió una cornada en el cuello, me dijo el médico que en este sitio, pudo haber sido mortal.
A los veinte días en Bilbao, un toro de Urcola le dió una cornada en un muslo. Siguió la lidia como pudo cuando volvió a ser cogido.
- La segunda cornada fue terrible ; me atravesó el brazo izquierdo. Entonces las curas eran peor que las cornadas. Traían malas consecuencias. No había adelantos. El peligro estaba en la gangrena y en las infecciones, que hoy con los antibióticos, se evitan.
- Compañeros de cartel :
- ¿ Rafael " El Gallo " ?
- Bien, yo venía toreando con él desde novillero.
Tomó la alternativa ocho días después que yo, en Sevilla.
- Recuerda alguna tarde sobre todas las que ha alternado con él.
- Pues le diré una cosa. A los públicos les gustaba más cuando estaba mal que cuando estaba bien. La gente me dice todavía : " Explique usted cómo era una espantada de " El Gallo ".
Yo contesto siempre que si los demás hiciesemos eso nos hubiesen escabechado.
Mire usted, las cosas como son. " El Gallo ", cuando estaba bien, estaba bien bien. Era muy desigual. En el primer toro estaba bien y en el segundo se tiraba de cabeza a la barrera.
Yo creo que fuera y dentro de los ruedos he sido el más amigo de Rafael " El Gallo ".
Cuando fue a torear a Barcelona en el año 12 ó 13 estaba herido su hermano Joselito. Al salir del tren fui derecho al hotel Oriente, donde se hospedaba para verle. Subí a la habitación y me abrió una señora. Era la madre de los Gallo, la señora Gabriela. Me dijo : " Lo siento mucho, pero está durmiendo ". Yo le contesté : " Bueno, pues haga usted el favor de decirle que ha venido a verle su compañero Vicente Pastor ". Abrió la puerta muy sosprendida : " ¿ Ah, pero es usted ? Tenía muchas ganas de conocerle porque sé que es usted el mejor amigo de mi hijo Rafael ".
" El Gallo era muy desigual es sus " espantadas ", desde luego no eran, como ha creído la gente, por supertición. Una vez fue a torear a Cartagena, a una plaza donde años antes había recibido una cornada El Bete, torero cordobés, al dar un cambio de rodillas. Le tuvieron que amputar una pierna,  y la noticia fue muy comentada entonces, ¿ Qué dirá usted que hizo " El Gallo " ?. Pues pedir que le señalaran el sitio en que había pasado la cosa. La gente dijo que " El Gallo " no iba a pisar aquel terreno en toda la tarde ; pero al torear al día siguiente de decirle esto, se hincó allí de rodillas.
Aquí puede verse que no era superticioso.
" Bombita " y " Machaquito ", plantearon la cuestión de los miuras, que consistió en exigir una mayor remuneración para lidiar los toros de esta ganadería.
- A más peligro, más dinero.
Al retirarse los dos, que eran la pareja fuerte de primera fila, quedamos " El Gallo " y yo.
" La vida taurina de Vicente Pastor estuvo a caballo entre los viejos toreros clásicos, y aquel renacimiento que tuvo la fiesta con la llegada de Joselito y Belmonte.
- Vinieron como una novedad, que levantó mucho a la afición. La base de los carteles fue desde entonces " El Gallo " y yo con José y Juan. Bueno, y también con Bienvenida padre, el Papa Negro, y Cocherito de Bilbao.
- Pero usted ha toreado con Rodolfo Gaona.
Si, Gaona empezó a torear con " El Gallo " y conmigo el año 9, cuando vino de México, en invierno, como base del cartel de la temporada mexicana. Después volví a la temporada del año 12 al 13, cuando un toro de Tepeyahualco me dió una cornada grande en un muslo.
Un toro de esta misma ganadería había matado en México a Antonio Montes.
- De verdad, de verdad, ¿ a qué torero admiró usted más ?.
- No tengo inconveniente en decírselo. De todos los toreros con quienes alterné he admirado más a Joselito, por su completa personalidad.
" Una tarde, al hacer el paseillo Vicente Pastor vió a la infanta Isabel en su palco. Cuando la lidia iba por el segundo toro, alguien se acercó a las tablas para decir :
" La infanta, que suba Pastor al palco, con la espada y la muleta.
" El torero, con su arraigado sentido del deber, contestó :
- Yo no puedo abandonar el ruedo hasta el final de la corrida, porque soy el primer matador. Entérese bien de lo que ha dicho la infanta. ¿ Ha dicho, realmente, que suba con la espada y la muleta ?.
Se fue el hombre del mensaje y al poco tiempo se acercó a las tablas de nuevo.
- Pastor, dice la infanta que le espera con sus acompañantes en el palco. ¡ Ah, pero que suba usted con la espada y la muleta.
- La infanta le dijo a Vicente Pastor : Mira, estos principes son extranjeros y no han visto nunca una corrida. Me estaban diciendo que comprenden que con el capote no cojan los toros a los toreros ; pero les extraña mucho que al entrar a matar no os cojan de todas todas. Quisiera que les explicases cómo matas sin que te coja el toro, para que ellos lo comprendan.
Quiero que hagas aquí una demostración. Tú explicas en castellano y yo me encargo de traducírselo. Yo cogí una silla que había allí, como si fuese el toro. Hice los movimientos de la suerte de matar y la infanta fue diciendo en otro idioma lo que yo explicaba. Entonces, aquellos principes se marcharon convencidos de que no le cogiera el toro. Yo les decía que había que echar la muleta por delante, y que cuando el toro se arrancaba, fijo en ella, aprovechaba este momento para entrar a matar.
( Continuará )