domingo, 26 de diciembre de 2010

LA MAJESTUOSIDAD DEL TORO EN EL CAMPO


El toro en el campo es un animal pacífico, que pasta mientras tiene apetito, y el resto del día sestea.
Los toros recorren los cercados paso a paso y a veces lo hacen apelotonados en manadas pasean por las arboledas. No es raro que alguno se distraiga o se vaya lejos a rumiar quien sabe que frustraciones le embargan. No se puede precisar, la razón de las peleas constantes de los toros, crueles venganzas, celos, la verdad es que el toro de lidia que no padrea, que se dedica a la lidia, muere sin estar con las vacas.
El dominio del territorio si puede ser la causa principal de las enemistades y de los odios. La disputa del comedero sirve de riñas y topetazos.
Pero la inquina de una camada contra uno de sus integrantes, la verdad, constituye un insondable misterio.
Si al toro no se le inquieta es totalmente pacífico.
Cuando los vaqueros ponen el pienso en los comederos con los toros entre ellos ninguno sufre el ataque de las reses.
Se acercan tanto a los ejemplares que más confianza les dan, tanto como los diestros en sus mejores faenas, a veces hasta los acarician.
La belleza del toro en el campo debería tener su continuidad en la lidia.
Un toro bravo embiste con codicia y fijeza a los engaños y a eso le llamamos nobleza.
En la suerte de varas el toro ha de manifestar su bravura.
Mantener la casta en las ganaderías es una condición esencial.
La casta es la solera del toro en la lidia. La raza es la naturaleza zootécnica del toro; la casta es lo que caracteriza su comportamiento. El toro de casta puede ser bravo o manso, noble o bronco, con docilidad, con peligro sordo o pregonao.
Los ganaderos históricos mantuvieron sus encastes, y fueron legando a sus herederos una reses con características definidas con una personalidad tan acusada que con ver uno de los toros conoces inmediatamente su procedencia. Los encastes se diferenciaban según procedencias y el aficionado tenía una diversidad de encastes, que por desgracia, hoy casi todos han desaparecido o lo harán en breve, Miura, Pablo Romero, Santa Coloma, Contreras, Saltillo, etc, se encuentran en peligro de extinción.

En un cercado habitado por dos toros el de mayor tamaño y fuerza gobierna siempre. Si tres o más toros comparten un cercado, los más débiles se amotinan a menudo contra el animal más grande, desposeyéndole de los privilegios de jefe.
La idea de bravura es borrosa nos lo demuestra la no coincidencia de criterios de los entendidos.
En desfile vertiginoso de teorías vemos que la bravura es la "valentía" que el toro lleva dentro, la violencia que le enciende, el instinto de defensa "que lo pone en acción de ataque furioso", "el miedo" que le coloca en la encrucijada de tener que huir ... hacia adelante ... Total: nada seguro, nada preciso, nada exacto.
Y queda flotando en el aire esta gran verdad; el concepto de bravura es tan escurridizo, que se nos escapa; tan oscura que no podemos verla.
La bravura, esa cosa misteriosa que nadie sabe en qué consiste, es la casta. Y un toro si está encastado es bravo, cuando embiste con alegre galope y sigue codicioso al engaño,  y, al perder la tela, se revuelve, rápido en su busca ,y se crece al castigo, y romanea con el caballo del picador , y recarga y aprieta, y cebado en lo que logra coger, cornea furioso. En una palabra  un toro tiene casta cuando hace pensar al que lo ve, que, a pesar de su nobleza, en los cuernos lleva la muerte.
El torero bueno, se entiende ha de ser un buen arquitecto. Al torero le entregan cada tarde, los materiales con los que tiene que construir. El toro es poderoso o blando, bravo o manso, infeliz o con genio, difícil o noble. El torero con esos materiales en su mano, ha de planear, acomodar, aprovechar la materia prima para construir el edificio de su faena. Si equivoca la utilización del material el edificio se viene abajo. La construcción del Toreo tiene mucho de Arquitectura.
En la fiesta de los toros están produciendo se continuamente grupos escultóricos. Cualquier momento en la corrida desde el paseo de las cuadrillas al arrastre del toro, es un cuadro. La unión de toro y torero es una escultura.
También en el Toreo hay poesía. Al toro bueno claro está, hay ritmo y rima, hay consonancia, hay medida, hay acento, hay expresión estética de una idea. Una faena conseguida, es una sucesión de estrofas inspiradas, que forman un poema, lirico unas veces, épico otras, según el temperamento del  "poeta" vestido de luces.
Y el toreo es también Música. El Toreo es pura sinfonía en la que caben todos los "tiempos". Desde el "andante muestoso " de la escuela rondeña al "allegro vivace" de la escuela sevillana.
Los toros, arte sensual; la música, arte espiritual. Pasión en los toros, y tranquilidad en la música. Esa musica que amansa las fieras mientras que en la plaza queremos el " toro bravo".
Y sin embargo, es cierto que el aficionado a los toros es aficionado a la música.
Los Pintores, como José Gutiérrez Solana, tuvieron una afición vocacional por las corridas de toros, al extremo que hay una época en su juventud en que quiere ser torero. También toreó Goya, también lo hizo repetidas veces Zuloaga.
¿Dónde iría a parar aquel traje sucio y viejo, gris y oro, con el que Solana toreó en Montilla?. Siempre que veo un traje usado de torero, me acuerdo de aquel que usó el pintor, para disfrazar sus malogradas ilusiones de torero.

Termino, diciendo no sé quien dijo que hacerse viejo es ir dejando de hacer cosas, pero yo creo que hacerse viejo es ir sospechando cada vez más que uno no sabe nada de nada y por tanto hay que seguir cada día aprendiendo, y aprendiendo.


Hoy les traigo tres vídeos.
El primero obra de Ricardo Lage, titulado "MOMENTOS PARA RECORDAR", desde aquí le agradecemos profundamente su dedicación.

video

El segundo lo realizaron nuestros amigos de  "LA CABAÑA BRAVA", en su viaje a Encina Hermosa el día 4 de Diciembre, durante la visita a la ganadería estuvimos escuchando Ganadera Salmantina en varias versiones, así como Madrina, les agradecemos también el detalle.



Como la primera viene en el vídeo, el tercero es el de MADRINA, cantado por doña Concha Piquer que es como más me gusta, espero les gusten a ustedes los tres.
"Madrina" de Concha Piquer

3 comentarios:

  1. Magnifica clase magistral del Toro,del encaste, la bravura y la nobleza del TORO, Admiro y comparto toda su entrada del Blog, y en este momento que escribo con la música y el cante de Concha Piquer de fondo, se me hace aun más maravillosa la Fiesta Brava, rememorando los comentarios de mí padre cuando me hablaba de Joselito,Belmonte, Domingo Ortega, y el Monstruo Manolete y las ganaderías de entonces.
    Gracias un vez más por tener está oportunidad de seguir aprendiendo de mí mayor afición.

    ResponderEliminar
  2. Juan :
    Muchas gracias por su reconfortante comentario del que aprecio ha sido de su gusto lo editado, estoy de acuerdo que con una música acorde al momento adorna y llena el ambiente taurino.
    Yó en el Museo siempre escucho pasodobles y te inspiras rápidamente.
    Le deseo lo mejor para 2011.

    ResponderEliminar
  3. ¡Parece mentira que de esta entrada estemos ya cercanos a los 3 años, desde luego sus conocimientos están vivos y la música también... lo bueno nunca tiene caducidad!
    Un abrazo

    ResponderEliminar