lunes, 18 de octubre de 2010

PILARIN COQUILLA.... GANADERA SALMANTINA



No podía este blog, seguir su andadura sin dedicar una página del mismo a Pilar Sánchez Hernández, Pilarín Coquilla, persona que tanto significó en este tan peculiar encaste.

Nacida en el seno de una familia de ganaderos de Salamanca, toda su vida estuvo ligada al toro. Su abuelo Andrés Sánchez Rodríguez, formó su ganadería en 1901, con reses oriundas de Udaeta, a las que en 1907, se agregaron vacas de Veragua y, en 1909, vacas y sementales de Carreros.
Sobre el 1912 se hicieron cargo de la ganadería los hijos de don Andrés Sánchez, como así se anunciaba en los carteles, siendo su hijo Francisco quien la llevaba, y con divisa amarilla y verde presentaron las reses, por primera vez en Madrid, en la novillada que se celebró el 20 de Julio de 1913, en la que actuaron los por entonces novilleros Algabeño II, Eusebio Fuentes y Larita.
En 1916, eliminaron las antiguas reses, sustituyéndolas por otras, vacas y sementales del Conde de Santa Coloma y del Marqués de Albaserrada, de las cuales lograron notables productos, que en muy poco tiempo se hicieron imprescindibles en las grandes Ferias y en los grandes carteles.
Estuvieron durante 14 años lidiando y toreándoselo las figuras del momento, de 1920 a 1935 donde se vendió la ganadería en cinco lotes.

Por tanto Pilarín Coquilla que nació en 1907, vivió desde entonces, hasta 1935, 28 años con el ambiente ganadero dentro de su casa.
Fue una mujer moderna, de costumbres avanzadas para su época, de ideas liberales, montaba a caballo, participaba en los tentaderos toreando, fumaba, conducía coches, mujer con clase, se codeó con lo más granado de la sociedad española, hasta el punto de ser una de las mujeres más relevantes durante varias décadas. Siempre tuvo tratamiento de ganadera y como tal se le respetó, sus opiniones eran recogidas por todos como una sentencia, a pesar que en 1936, su padre perdió todas sus propiedades, entre ellas la famosa finca Coquilla de donde adquirió el nombre la ganadería.
Fue mujer muy adelantada a su tiempo, que no tuvo reparos en manifestar la admiración, que sentía por el torero gitano Joaquín Rodríguez "Cagancho", que sería el gran amor de su vida.
Fue toda una leyenda del campo charro y del mundo del toro.
Durante los años 20 y 30, décadas en que la finca Coquilla se convirtió en el centro del panorama taurino. Marcial Lalanda, Domingo Ortega, Antonio Márquez, Gitanillo de Triana, pasaron por allí infinidad de veces, incluso Manolete, Cagancho rendido ante la mujer a la que enviaba en cajas de puros las orejas que cortaba en sus actuaciones en las plazas.
El interés de los toreros de aquel momento por la ganadería de Coquilla, fue enorme como lo prueba que las figuras mataban las corridas debido al excelente juego de los toros y donde Pilarín ejercía de anfitriona.

Mariano Benlliure esculpió la escultura del Toro de Oro, que desde el año 1927 instauraron, en la Plaza del Chofre, y que en la semana Grande de San Sebastián de 1931, lo ganó el toro Madroñito, toro cárdeno, de Coquilla, en aquellos momentos regentaba la plaza la empresa Pagés, y que Pilarín guardaba en su casa y se emocionaba contándolo.
Fue el pintor Vázquez Díaz, quién pintó a Pilarín y fue la primera mujer que ilustró un cartel de toros, vestida de corto en pleno campo en 1949.

Concha Piquer, que también visitaba Coquilla, presentó en 1,953 el espectáculo "Salero de España ", donde cantaba la copla "Con divisa verde y oro", creación de Concha Piquer y original de Quintero, León, y Quiroga. Nadie supo entonces cuando se estrenó la copla que la ganadera salmantina de la que hablaba era Pilarín Coquilla, ni tampoco que ese chiquillo de Osuna que quería ser torero pudiera ser "Cagancho", el torero gitano del que dicen que quiso conquistarla para siempre y que a punto estuvo de conseguirlo.

Además de una buena ganadera, una enamorada del toro y del toreo bueno y de verdad era una gran tertuliana conversadora amable y simpática. Una forma de ser y entender tanto el toro como la vida, algo que sin duda alguna se ha perdido por aquello de que hay que vender, del mercantilismo, de la falta de cariño al toro, de la falta de romanticismo.
En su casa de Salamanca, de la calle del doctor Piñuela, cada día recibía numerosas visitas de amigos, ella decía al hablar de sus recuerdos. "Lo más grande que me ha pasado es haber sido ganadera".
Decía Pilarín al analizar tiempos pasados del toreo, que Manolete tuvo la culpa de los males que llegaron a la Fiesta. Yo era muy amiga suya pero las cosas hay que decirlas como son.
Ella vió como a un toro de Coquilla recién estrenada las Ventas, le daban dos vueltas al ruedo, Tramillero se llamaba el toro y como a Diablito el mismo día le daban una vuelta al ruedo. Al finalizar el festejo y antes de que abandonara su localidad, toda la plaza la obsequió con una gran ovación, ella se emocionó mucho y al día siguiente en su crónica Corrochano la tituló : "las lágrimas de Pilarín".
Tampoco olvidaba la tarde que en Jandilla, don Álvaro Domecq, la invitó a montar a la famosa jaca Esplendida.
Falleció doña Pilar Sánchez Hernández, en Salamanca, a los 98 años.

Vicente Sánchez López, en su blog "Desde el tendido 6" le dedicó a doña Pilar el 8 de Noviembre de 2009, un artículo que tituló "La niña guapa de Coquilla" y que terminaba así :
"Disfrute Doña María del Pilar Sánchez Hernández, mientras nosotros seguimos añorando (aunque no la viviésemos) la época de mayor resplandor de la Salamanca ganadera y taurina, de la que usted, la niña guapa de Coquilla, fue protagonista principal. Disfrute señora ganadera de lo que hay allí arriba, que nosotros sufrimos lo que hay aquí abajo."

Los que no conozcan la canción con " DIVISA VERDE Y ORO ", pueden escucharla pulsando sobre el enlace. Divisa verde y oro

Los que una vez leído todo esto, se sientan atraídos hacia la personalidad de Pilarín Coquilla, pueden hacerse miembros en Facebook, IN MEMORIAN  PILARIN COQUILLA, actualmente la componemos 26 miembros y espero que en breve queda desbordada esa cifra.





8 comentarios:

  1. Siempre que veo una foto de ella, la gran Pilarín, siento un cosquilleo especial... Son personas únicas que hicieron el Campo Charro tan grande que ahora no lo conoce ni Dios...
    Muchas gracias por recordarla Don Mariano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pepe "El rollero"27 de marzo de 2012, 22:15

      No desesperes amigo (que digo amigo maestro) Vicente esperemos que vengan tiempos mejores.
      Esto tiene que cambiar y como no puede ir a peor no tiene mas cojones que mejorar seamos optimistas.

      Eliminar
  2. Que pena no haberla conocido con lo que anduve por charrilandia en los 80.
    Me ha emocionado un monton este articulo.
    Perdonad, no puedo seguir.
    Solo decir que Dios la tenga en la gloria.
    Fijaros en mi alias, que por cierto, cada dia me gusta mas.

    ResponderEliminar
  3. Extraordinaria mujer que vivió su juventud en la época más romántica de la Ganadería y del Toreo, y al oír a D. Concha Pique se me a puesto el vello de punta.
    Gracias D. Mariano una vez más por ofrecernos estos recuerdos que son Historia de una fiesta que esperemos que no desaparezca nunca.

    ResponderEliminar
  4. Y que podemos contar ya sea biograficamente e imagenes de Dn. faustino de Udaeta. ¿?¿?¿?¿

    ResponderEliminar
  5. Pepe "El rollero"27 de marzo de 2012, 21:56

    Don Mariano espero este repuesto del disgusto de tener que matar su ganaderia.
    Gracias por recordarnos a la guapa de coquillas GANADERA con mayusculas como usted mismo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Pepe "El rollero"27 de marzo de 2012, 22:07

    Don Mariano deseo este repuesto del disgusto de haber tenido que matar su ganaderia.
    Gracias por recordarnos a la guapa de coquillas GANADERA tambien con mayusculas como usted mismo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Sigo sintiendo lo mismo que el 19 de Octubre de 2010, solo que más incrementado al contemplar cada vez más la perdida de sensibilidad "romanticismo" para mí cada día hay más mercantilismo y menos interés en lo autentico, todo es el dinero; un ejemplo los aficionados "maletillas" se le permitían estar en la "tapia y se enumeraban" para cuando el ganadero o el matador les permitían dar unos muletazos, hoy los que empiezan sino tienen "cuartos" poco pueden hacer. En la actualidad cada vez que se pierde un ENCASTE se pierde una parte de nuestra historia o bien someterse como en el fandago "Ya no tengo más remedio que decir que lo blanco es negro".
    Pero con relatos bigraficos como este se revela uno.

    ResponderEliminar