miércoles, 10 de enero de 2024

UN PASEO POR LA TAUROMAQUIA ( CAP. II )


 

Las fotografías que les muestro pertenecen a mi buen amigo Thomas Turies y a su Terre de Toros. Muchas gracias Thomas.

Rodolfo Gaona es el primer gran torero mexicano que cuenta en la historia del toreo, y, desde luego, el torero de más clase que ha tenido México. Y al decir de más clase, no quiero afirmar que sea el más grande, sino el que más calidad ha dado a su toreo. A pesar de Pepe Ortiz, de Carmelo, Silverio Pérez, de Solórzano y Luis Procuna, que son todos ellos toreros de clase innegable.

Qué mejor que al invocar a este gran torero a don Rodolfo Gaona y Jiménez, que nació en León de las Aldamas el 22 de enero de 1888, cuya rama paterna era de origen navarro y la madre mexicana.

Este " Indio Grande ", que abarcó en forma sublime, la época más gloriosa del toreo " La Edad de Oro "

Porque gloria fue competir en los ruedos con Joselito y Belmonte, cuando las corridas de toros y el espectáculo adquiría matices de relieves incomparables que contrastaban, llenos de luz y de vida, entre chisperos y manolas, en una tarde de toros por la calle de Alcalá.

Su notable inteligencia quedó de manifiesto en los estudios primarios. Interrumpidos estos por penuria económica familiar no tarda en ingresar en la escuela taurina que en su ciudad tenía el banderillero español Saturnino Frutos ( Ojitos ), nacido en Fuente del Saz ( Madrid), y que perteneció durante los años de 1885 a 1889, a la cuadrilla del famoso torero granadino Salvador Sánchez " Fracuelo ".

Desde niño " Ojitos ". lo tuvo como alumno en la escuela que dirigía. Ante aquel maestro que los iba enseñando a torear dentro de la más estricta disciplina, surgió un muchacho delgado, serio, y de mirada penetrante, que al correr el tiempo, había de triunfar en las principales plazas del mundo taurino.

Gaona destacó enseguida de todos sus compañeros. Y eso que de aquella escuela salieron lidiadores muy notables, pues no cabe duda que " Ojitos " era un maestro consumado, que supo inculcar en sus discípulos la técnica, la disciplina y la competencia.

El día 1 de octubre de 1905, considerándose capacitado plenamente, se presenta ante el público de la capital en la plaza México, con enorme brillantez. En esa fecha vistió su primer traje de luces. A partir de ahí comienza una serie de novilladas que son otros tantos triunfos. Después de 122 festejos viaja a España. Varios matadores españoles le habían visto torear en México y hablaban de él muy favorablemente, Antonio Fuentes decía : " En México no hay más Dios ni más Santa María que Gaona. Yo le he visto faenas admirables, de esas que cimientan una reputación. Le brindó un toro, que mejor no hay quien lo toree y como lo mató y lo banderilleo.

En México le llamaban " Indio Grande " y más tarde " Califa de León ".

Llegan a Madrid, ahijado y padrino, para emprender y una nueva y dura lucha, más difícil aún de lo que " Ojitos" pensó, guiado por la confianza ciega que en su alumno tenía. Y aquí empieza la ardua batalla. que tuvo que librar el ex-banderillero de Frascuelo..... Comenzaron los comentarios sobre el novel torero. que llegó precedido de una gran aureola, ganada en ruedos mexícanos. A todo esto, paseaba Gaona, a sus veinte años con su varonil figura por las calles madrileñas.

El 5 de julio de 1908 le concede la alternativa Juan Sal " Saleri " en la plaza de Madrid, de testigo Tomás Alarcón " Mazzantinito ", obteniendo un gran triunfo, incluso en banderillas.

El 15 de julio torea con Ricardo Torres y Machaquito en la plaza de Vista Alegre, y Bombita le cede su primer toro. Gaona regresa  México, con la seguridad de haber conquistado a la afición española.

En 1911, su temporada triunfal, torea 71 corridas y en 1912, torea 85. Sigue en primera línea después de Joselito y Belmonte.

Gaona fue un artista extraordinario. Con el capote, en su época, tan sólo le pudo superar en finura y fantasía Rafael " El Gallo ", si bien Gaona era más clásico y tenía un retoque más perfecto. Cultivaba unas verónicas elegantes y paradas, parecidas a las de Fuentes, aunque templando más que él e imprimiéndoles una majestad más natural.

En banderillas sólo le igualó Joselito, pues ambos clavaron rehiletes en todas las suertes y terrenos de un modo perfecto y le colocan a Gaona como uno de los mejores banderilleros de su época. Con la muleta fue un portentoso muletero con los toros más suaves y nobles, con los difíciles se amilanó y no tuvo la precisa y férrea exactitud de Joselito, ni la acongojada belleza de Belmonte.

En esos años, me vienen a la memoria dos toreros de segunda fila que, de no morir de forma trágica, hubieran alcanzado mejor clasificación en el escalafón, me refiero a Florentino Ballesteros y Manuel Varé " Valerito".

Florentino nació en 1893 en Zaragoza. En 1916 toma la alternativa en Madrid de manos de Joselito y resultó herido al matar al toro de su alternativa. Torea sólo 45 corridas, pues sufre una cornada espantosa de un toro de Urcola, que le tiene convaleciente todo el invierno. En 1917, no repuesto de esta cornada en el pecho, y toreando la tercera de abono en Madrid con Bienvenida y Joselito, un toro de Benjumea le asesta otra cornada terrible en la misma cicatriz de la anterior que era como una alhaja de muerte y fallece al cabo de unos días.

Manuel Varé " Valerito ", ha sido el último torero que se ha mantenido en primera fila como especialista de la estocada. Nació en Sevilla en 1893. Toreó en cuadrilla infantil con Manuel Navarro y Juan Belmonte, con una actuación deficiente. Le salvó sus excelentes dotes con la espada. El 26 de septiembre de 1918 decide tomar la alternativa y lo hace de manos, de Joselito, que en la misma corrida la concedió a Domingo González " Dominguín ", doble alternativa sin testigo, lo cual no tiene antecedentes en la historia del toreo.

Sus continuos percances, le impidieron torear lo que debía. En 1919 mató 37 corridas, y en 1920 sólo 32.

En 1921 torea 44. En 1942, torea 4 corridas en la feria de abril de Sevilla, el público sevillano se muestra desabrido y colérico. La muerte de Joselito y la retirada de Belmonte hacen menospreciar a los toreros que quedan, en el quinto toro del Marqués de Guadalest recibe una cruel cornada que le ocasiona la muerte al cabo de un mes. ( Continuara )






jueves, 14 de diciembre de 2023

FELIZ 2024


 

                                          Desde Encina Hermosa y recordando aquel 1º Curso

                                          de Aficionados Prácticos de Febrero 2011, les deseo

                                          unas Felices Fiestas y lo mejor para 2024

miércoles, 13 de septiembre de 2023

SOBRAL



Desde aquí les mando un fuerte abrazo a mis buenos amigos : Por las Rutas del Toro, autores de las preciosas fotografías que acompañan a la biografía de Sobral.

En la Herdade Barbas de Lebre, en pleno bajo Alentejo, los toros de Sobral conservan la tradición ganadera de la familia Passanha, que con otra rama sigue criando sus Urquijos, dos Manuel Passanha Sobral y sus hijos, crían en Portugal los Cebada Gago lusos.

Antes de ser la ganadería portuguesa que más lidió en España a pié, la de Sobral atravesó momentos muy duros y tuvo que renacer de sus cenizas. Se quedaron junto a su madre con la parte cruzada y la parte Jijona pura. En España empezaron a lidiar a nombre de María Passanha y tuvieron la suerte que en la primera novillada en Aranda de Duero todos salieron en hombros. Pasaron a lidiar en las ferias del Norte, Bilbao, Logroño, Zaragoza, con la ayuda de don Manuel Chopera, con el que les unía una buena relación. El Capea les mató una novillada, lidiaron en Toledo, Badajoz, Mérida.....

Al estallar la revolución del 1974, Chopera, vino a la ganadería y se llevó todos los machos. Después la finca estuvo diez años ocupada. Todo lo relacionado con la ganadería desapareció.

El 5 de diciembre de 1985 les devolvieron lo que quedaba de la ganadería, pero sin las tierras, estuvieron en esta situación, es decir, con los toros en la finca ocupada hasta el año 1991. Las vacas estaban por todas partes como salvajes y les costó llevarlas a sus cercados y así poder volver a retomar los tentaderos, lidiaron solo en Portugal. En España ni aparecieron.

Encontraron novillos utreros con sus madres, no tenían ningún registro de lo realizado en esos diez años, aquello era un caos. en lo cruzado de Urquijo predominaba lo negro y en lo de Soler había machos colorados, berrendos, burracos y sardos. Y se encontraron con lo contrario, de 180 vacas que tenían antes de la ocupación y les devolvieron 63 con un semental que al poco tiempo murió. Repasaron los machos y escogieron uno a ojo, por hechuras, muy bonito y lo echaron a las vacas. Era cárdeno. Más tarde lo lidiaron en una corrida en Almería, para la alternativa de los Salgueiro. El toro saltó dos veces al callejón pero luego embistió bien. Un año después cuando empezaron a tentar se encontraron que los productos salieron muy buenos. Se arrepintió de haber lidiado el semental pues dio buenos resultados y no tenía el toro.

En 1986, retomó las relaciones con Chopera que por aquel entonces llevaba Madrid, con don Antonio Ródenas. Estuvo en Portugal y le dijo que lo mejor sería llevar algún sobrero, porque en aquellos momentos llevar una corrida lo veía imposible. Como en España su tío Luis no tenía buen cartel el nombre de Passanha no sonaba bien, tuvieron que cambiar el nombre de la ganadería, como la madre era  la Condesa de Sobral, pusieron el nombre así a la ganadería. Cambiaron el nombre en la Unión, dejando igual el hierro y la divisa.

Lo pensó bien el ganadero y al no tener en esos momentos un embarcadero fiable, pensó que iba a ser una tragedia, que se iban a destrozar los toros. Dejo de querer ir a Madrid y a España, pero el nombre de la ganadería ya estaba cambiado y se quedó como Condesa de Sobral.

En 1990 fallece su madre y se hizo la partición. A don Manuel le tocó la finca de 750 hectáreas y a un hermano la ganadería y otra finca. Con lo mucho que lucho don Manuel para poner la ganadería en el circuito, dejo de ser ganadero para dedicarse de lleno a la agricultura.

Su hermano lidió algunas corridas en España a nombre de Condesa de Sobral. Llegó un momento en que la cosa se puso mal, tenía problemas, la lengua azul, se aburrió y puso a la venta la finca y la ganadería.

Don Manuel intentó comprarla con la ayuda de los bancos pero en el 2000 se la vendió su hermano a don Álvaro Domecq y a don Luis Erquicia, que siguieron lidiando con el nombre de Condesa de Sobral.

A la muerte de don Álvaro Domecq, su hijo vendió todo lo antiguo de Sobral del cruce Jijón Urquijo. Lo compró la familia Vázquez Gavira que siguieron lidiando con el nombre de Condesa de Sobral.

Don Manuel Passanha Sobral, vivía entre Sevilla y Portugal y nunca perdió la esperanza de volver a ser ganadero de bravo. En 2007 le surgió la oportunidad, conoce a un señor de Median Sidonia, don Ángel Bohórquez, que compró una finca en Beja ( Portugal ) y le dijo que vendía la ganadería. Era Cebada Gago puro, don Ángel tuvo la finca " El Machorro " que lindaba con la " Zorrera ", de Cebada Gago, en 1996 y 1997 se hizo con un lote de vacas , que después llevó a Portugal, de Cebada Gago y son las que le ofreció a don Manuel.

En 2006 don Ángel lidió una corrida en Madrid y se quedó con las seis cabezas. Salió un sobrero, llamado " Bollero ", que le tocó a Esplá y fue fabuloso, bravo hasta tal punto que fue uno de los candidatos a llevarse el premio de ese año. Al día siguiente de la corrida, el titular fue : El toro que escapó de la montería. El año anterior surgió una polémica en torno a dicha ganadería de la que se decía organizaba safaris con toros en " El Machorro ".

Se marchó don Ángel a Portugal, vendió primero un lote de vacas y después a don Manuel el resto de la ganadería con el hierro. Le pusieron Sobral, a secas. En Portugal a veces  les anunciaban como Passanha Sobral, porque algunos empresarios opinaban que así venía más público.

Compró 60 vacas, algunas con el hierro de Bohórquez, otras las mas viejas, con el hierro de Cebada Gago y algunas con el de Marqués de Domecq. El problema era que no les dieron libros y tuvo don Manuel que hacer la selección desde cero. Lo bueno que salía muy bravo y que don Manuel Passanha estaba encantado con la compra. En 2010 tuvieron una época complicada, pero decidieron lidiar en La Maestranza un festejo de erales, con un debut de lujo, les repitieron al año siguiente, En La Coruña lidiaron una corrida y Morenito de Aranda cortó tres orejas.

Don Manuel se jubiló y lo pasó todo a sus hijos. Pese a que he disfrutado mucho durante diez años con la ganadería, les dijo a sus hijos que si la querían vender para poner toda la finca en cultivo que era algo más rentable que la ganadería, pero la respuesta de los hijos fue : " Papá, entre nosotros ya lo hemos hablado, la ganadería brava se queda. Vamos a quitar el ganado manso de carne. Lo bravo sigue y además como a ti te gusta mucho, vas a seguir haciendo los tentaderos y los lotes, don Manuel acepto, con una condición, no tener que hablar con los empresarios, es decir quitaron la ganadería que les daba algo de dinero para dejar lo que producía pérdidas.

El padre y los hijos siguen encantados con la ganadería que tienen, pero ahora discuten mucho a la hora de aprobar en los tentaderos, pero opinan que eso es bueno ¡ De la discusión nace la luz ! Dos de los hijos de don Manuel son excelentes aficionados y le ayudan, tiene otros tres que también son aficionados pero no se dedican al campo. El hermano mayor dice que a ellos les gusta más la clase y a su padre más que tengan mucho motor. Aquí las vacas van seis o siete veces al caballo, hay bravura.