martes, 20 de enero de 2015

MARÍA ANTONIA FONSECA ( CAPÍTULO II )




En 1965, el matador de toros salmantino Victor Manuel Martín recuerda perfectamente el corto periodo que las vacas compradas a Juan Pedro Domecq y Díez permanecieron en Pedraza - apenas seis añios entre 1963 y 1969 .En 1965, tuvo el honor de tentar la primera camada nacida en la finca.
Pedraza era una maravilla de finca, divina.... Metíamos dos eralas, muy fuertes y muy bravas, Con dos yo tenía para toda la tarde a gusto. Me hacían sudar. María Antonia estaba ya muy mayor, lo llevaba todo Domingo.
El 9 de junio de 1968, María Antonia regresa a Barcelona.
Matilla le compró toda la camada.
Rafael Ortega, El Viti y Andrés Hernando. El primer toro del encaste Domecq lidiado por María Antonia se llamaba Oidor, de 510 kilos.
Ocho días después, el 16 de junio de 1968 debuta en Palma de Mallorca, otra plaza de Balañá.
El 21 de septiembre de 1969, se lidia en Barcelona, Miguelín, Morenito de Talavera y Marismeño.
En el Ruedo publicaron : " Aunque se han cortado cuatro orejas, se rumorea que la ganadería de María Antonia Fonseca va a ser adquirida por don Baltasar Ibán para crear la ganadería de los Guateles, a partir de la cual regenerará sus Contreras ; mientras que un ganadero de Sanctis Spiritus, José Matías Bernardos " El Raboso " por una deuda que tenía Domingo Fonseca con él, al no tener forma de cobrar se quedó con unas vacas y dos sementales.
Domingo vivió en la Fuente de San Estaban hasta que murió. Se arruinó total.
En la primevara de 1970 desembarcaron en Botoa, finca que don Baltasar Ibán explotaba en asociación con Antonio Arribas, quien poseía el prestigioso hierro de Vicente Martínez, llegaron 75 vacas y tres sementales ; 36 con el hierro de Juan Pedro Domecq y Díez y 39 con el de María Antonia Fonseca, al igual que los tres sementales : Gardenio, Fantasio y Opresor. Todos provenían de Pedraza via El Escorial, donde habían pasado el invierno en el Cortijo Wellington en el Escoral frente a la Cruz de los Caídos, que ya protegía a la manada de Contreras que don Baltasar le había comprado a Manuel González " Machaquito " y que lidiaba a su nombre y al que añadió veinte vacas de Fonseca y dos sementales : Sonajero y Peleón.
Los animales de María Fonseca le deben la denominación que les acompaña hasta Extremadura los " Guateles " a unas pequeñas flores que en el Escorial crecen en las orillas de los arroyos.
Antonio Carnerero, cuyo padre había trabajado para Lisardo Sánchez en la finca Botoa, fue contratado el 5 de abril de 1968, Durante seis años veló por los " Guateles " escrupulosamente sobre las tierras que Lisardo Sánchez había hecho célebres.
Contaba Antonio, que don Baltasar Ibán venía mucho pero me daba poderes para hacer con la ganadería lo que quisiera.
Desde la compra no hemos cruzado con nadie.
Al año de la compra, la ganadería se presenta en Madrid el 13 de septiembre de 1970, con ocho toros para José Julio, Emilio Oliva, Efraín Girón y Enrique Patón que confirmaba la alternativa. Esos toros eran los que Domingo Fonseca había originado y seleccionado pero, ¿ quién se acordaba de eso ?
Seis años más tarde, una mañana de 1976, don Baltasar había legado su colosal fortuna a los Jesuitas que tuvieron la sabiduría de confiarle la gestión de la ganadería a Antonio Carnerero que, durante otros diecisiete años, iba a ser el único que tomase las decisiones en materia de selección.....
A la muerte de don Baltasar Ibán, la sociedad creada con Antonio Arribas se disolvió, y éste último se llevó a las 600 hectáreas de Cerro Verde - otro cuarto de Botoa, a cinco kilómetros de distancia que había comprado a los herederos de Lisardo Sánchez.
170 vacas y dos sementales, los fonsecas de Arribas con el legendario hierro de Vicente Martínez hacen gala de una clase extraordinaria.
Tras la muerte de Antonio Arribas en 1985, la ganadería se reduce a causa de vender a Manuel San Román y Pepe Moro para su hierro de la Cardenilla.
Con las 80 vacas y los tres sementales que quedaron en los " Guateles " después de la separación con Arribas, Antonio Carnerero continua su trabajo de selección preservando tanto la bravura como su diversidad de pelaje : salpicados, burracos, sardos, ensabanados y castaños. Durante San Isidro de 1978, los toros Oidor y Sonajero, lidiados por el Viti, Andrés Vázquez y Parrita, le brindan a don Baltasar un triunfo póstumo, y suponen para Antonio la prueba de su talento.
El 15 de septiembre de 1981, el toro " Sospechoso " mata en el ruedo de la plaza de Albacete a Fernando Villarroel " El Chocolate ", un espontaneo de 28 años al que " El Cordobés " dejo torear, lo que desencadenó una crítica tan virulenta que el diestro, muy afectado, interrumpió su carrera.
En 1981, Paquirri tienta el semental Guardián nacido en 1979.
En 1986 lidiaron una corrida en Castellón que valió 7.000.000 millones de las antiguas pesetas.
Cuando el abogado de los jesuitas, don Fernandon González les hizo saber que obtendrían una magnifico beneficio vendiendo la ganadería y la finca.
La ganadería de los " Guateles " tenía entonces muchos golosos, pero se metió el Litri hijo por medio y se quedó con la ganadería y con la finca. Durante tres años tuvo la ganadería en Botoa. Pero tuvo que vender la finca por expropiación para ampliar una base militar que coge cuatro fincas con tres mil hectáreas. El Litri entonces compró otra finca llamada Las Torres y el le cambió el nombre, le puso los " Guateles ".
Cincuenta kilómetros al norte de Botoa, pasada Aliseda, a veinte kilómetros de Cáceres en dirección a Portugal se encuentra la finca de los " Guateles " donde Miguel repatrió su ganadería, en plena Sierra de San Pedro.las inmensas fincas de la zona están dedicadas a la caza mayor, excepto la de Moheda de Zalduendo que alberga la ganadería de Fernando Domecq y la de los " Guateles " donde el Litri repatrió a su ganadería al tener que vender su finca de Botoa por la expropiación.
El 1 de julio de 2005 lidió en las Ventas Miguel una novillada " tan mala " que parecían los novillos toreados, fue tal el disgusto del ganadero que vendió la ganadería reservando las vacas de las mejores reatas y algún semental.
En el verano de 2014, Fernando Domecq vendió sus zalduendos al mexicano Alberto Bailleres que a la vez compro a Miguel la finca de los " Guateles para establecer en ella la ganadería de Zalduendo.
Estos días acaba de crearse FIT con el tridente de Bailleres, Casas y Cutiño.





2 comentarios:

  1. Enhorabuena por hacernos participes de forma tan amena, sus documentados conocimientos. ¿ Quien es el actual propietario de la ganaderia de Los Guateles, que queda de esos Fonsecas de Arribas. Muchas gracias y enhorabuena por su blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Administrador :
      Muchas gracias por su cordial comentario que le agradezco.
      En próximos capítulos trataremos de la pregunta que me hace y le ruego me perdone por no aclararselo ahora.
      Cordiales saludos y de nuevo gracias por su enhorabuena al blog.

      Eliminar